Saltar al contenido

10 tips para controlar a tu perro en sus paseos

perros paseando

Salir a pasear con nuestro perro es un momento único, donde ambos nos lo pasamos bien. Un momento de relax, de entretenimiento, de complicidad. Sin embargo, para mucha gente esto no es así, por el contrario, puede llegar a convertirse en todo un dolor de cabeza. Si tu perro se vuelve incontrolable durante sus salidas, no te hace ni caso y hasta te has planteado inscribirte en algún curso de adiestramiento canino para aprender a dominar la situación, no te preocupes que todo tiene solución.

Aquí te dejamos algunos pequeños tips que te ayudarán a transformar tus paseos de pesadilla en tranquilas caminatas.  

  • Antes de salir de casa. Tu perro debe estar tranquilo, pídele que se calme, que se siente, siempre con refuerzo positivo, felicitarlo cuando lo haga y darle un premio. Ten paciencia si brinca o salta, no lo castigues ni le muestres o pongas la correa cuando está alborotado, aumentará su ansiedad.
  • Elegir la correa adecuada. Debes colocársela antes de salir de casa, cuando esté calmado, y que camine un poco con la correa puesta, pero suelta. Una vez fuera, es mejor sujetarla de manera que no quede demasiado larga y enseñarle a no tirar de ella. Puedes utilizar un arnés también, ya que es recomendado para perros que tiran un poco de la correa, o simplemente si buscas más comodidad en la sujeción del perro. Cualquiera de las opciones que elijas, recuerda que debe ser cómodo tanto para tu perro como para ti, llevándolo ajustado, pero sin apretar.
  • Controlar el paseo. Tú eres el líder, el que toma la decisión de adónde ir, por dónde y qué hacer, debes darle seguridad y guiarlo tú a él y no al revés. Al principio debes caminar por delante del perro para que te vea como el líder. Camina de manera relajada, deteniéndote siempre que tu mascota quiera hacer sus necesidades (no olvides de llevar una bolsita para recogerlas). Evita correr, gritar, dar tirones o cualquier otro comportamiento que generen estrés en tu perro.
Como tener un perro obediente y educado:...
Tu perro piensa y te quiere: Entrenar...
Cómo Cuidar y Entrenar a tu perro:...
Como tener un perro obediente y educado:...
Tu perro piensa y te quiere: Entrenar...
Cómo Cuidar y Entrenar a tu perro:...
14,90 EUR
33,25 EUR
11,32 EUR
Como tener un perro obediente y educado:...
Como tener un perro obediente y educado:...
14,90 EUR
Tu perro piensa y te quiere: Entrenar...
Tu perro piensa y te quiere: Entrenar...
33,25 EUR
Cómo Cuidar y Entrenar a tu perro:...
Cómo Cuidar y Entrenar a tu perro:...
11,32 EUR
  • Dale tiempo al paseo. Esto es fundamental, varía según su raza o edad, pero lo aconsejable son unas 3 veces al día, alrededor de media hora cada vez, puesto que el animal debe satisfacer su necesidad de ejercicio diario, juego y momentos de calma e intimidad contigo. Aprovecha unos minutos de relax para acariciarle, felicitarle por lo bien que lo está haciendo y decirle lo mucho que lo quieres.
  • Déjalo disfrutar del juego. Tu perro necesita disfrutar de algún momento de juegos, sin correa ni gente alrededor. Juega con él, déjalo que olfatee, explore, husmee, dale permiso para que juegue e interactúe con otros perros, es decir, que asocie el hecho de salir a pasear con algo divertido, agradable. Llévalo a sitios nuevos o modifica tu ruta habitual para que tenga otros estímulos.
  • Permítele que sociabilice. Es importante que los perros se relacionen entre sí, independientemente del tamaño, edad o raza. Eso sí, no hay que forzarlos porque esto puede generar incomodidad en tu mascota y, por consiguiente, una mala reacción. También debe aprender a pasar entre otros perros sin prestarles atención, debe ir pendiente de ti y hacerte caso a ti.
  • Practica las órdenes ya aprendidas por el perro. Aprovecha para reforzar las palabras con las que obedece tus órdenes, para que las tenga totalmente incorporadas (sentarse, acudir al llamado, estarse quieto, etc.) y, además, prueba de enseñarle otras nuevas para ejercitar su mente.
  • Refuerzo positivo. Siempre recompénsale con alguna golosina, pequeños trocitos de algo que le guste o simplemente con palabras de ánimo cuando haga lo que esperas, para que relacione el paseo y la obediencia de forma positiva.

Y lo más importante: paciencia y constancia. Mantén la calma y transmite seguridad a tu perro, más allá de que suceda algo inusual durante el paseo o tu perro no obedezca. Él debe percibir que tú mandas en la situación, sino posiblemente intente ponerse en el papel de líder y te será difícil controlarlo. Pero recuerda no utilizar nunca los gritos, castigos, golpes o tiradas de pelo. Prueba estos tips cuando salgan a pasear y no te desamines, que en tus manos está el hacer del paseo con tu compañero un momento de complicidad para ambos, que disfruten de la compañía mutua y que puedan estar orgullosos, el uno del otro.

Comida Deshidratada