Saltar al contenido

Comederos automáticos para perros

Golden Retriever con Comederos automáticos perros

Lo ideal a la hora de alimentar a nuestros perros es estar siempre delante y controlar las cantidades que comen, aunque por desgracia eso es algo que muchas personas no pueden hacer.

El trabajo nos tiene fuera de casa muchas horas y si no hay nadie en casa que pueda dar de comer al perro, hay que buscar una forma de que tenga siempre su pienso disponible, puesto que no sabemos nunca a qué hora vamos a volver, debido a que se nos pueden presentar todo tipo de imprevistos.

Por eso surgen los comederos automáticos para perros, de los cuales podemos encontrar varios tipos en el mercado, adaptados a todas las necesidades y a todos los presupuestos, de manera que todos vamos a poder encontrar el que necesitamos.

Vamos a ver algunos tipos de comederos automáticos que podemos comprar o incluso fabricar nosotros mismos.

PetSafe PFD19-15521 Comedero para...
Comederos automáticos Alimentador de...
HoneyGuaridan Comedero Electrónico...
PetSafe PFD19-15521 Comedero para...
Comederos automáticos Alimentador de...
HoneyGuaridan Comedero Electrónico...
165,56 EUR
88,99 EUR
desde 59,99 EUR
PetSafe PFD19-15521 Comedero para...
PetSafe PFD19-15521 Comedero para...
165,56 EUR
Comederos automáticos Alimentador de...
Comederos automáticos Alimentador de...
88,99 EUR
HoneyGuaridan Comedero Electrónico...
HoneyGuaridan Comedero Electrónico...
desde 59,99 EUR

Comedero automático para perros tipo tolva

Este es el comedero automático que más años lleva en el mercado, el primero que salió a la venta y el más económico.

Lo podemos encontrar de muchos tipos, pero básicamente es un depósito vertical con un rebosadero en la parte de abajo. De esta manera, conforme el perro va comiendo del rebosadero el pienso va cayendo, por lo que nuestro perro siempre tiene pienso disponible.

De lo único que tenemos que ocuparnos es de ir rellenando la tolva para que siempre tenga pienso que vaya cayendo al rebosadero, algo que podemos hacer una vez a la semana, dependiendo de lo que coma nuestro perro y del tamaño de la tolva.

Dentro de estos comederos hay varios tipos. Así, si queremos un comedero automático para perros que usaremos dentro de casa, lo normal es que sea de material plástico. La tolva suele ser de plástico transparente y el rebosadero de plástico.

Estos comederos automáticos para perros son muy cómodos y económicos, además de poder lavarse incluso en el lavavajillas. Como defecto, podemos decir que suelen ser de pequeño tamaño, por lo que si tenemos un perro de gran tamaño habrá que rellenarlo muy a menudo, cada uno o dos días.

Para perros que están en el exterior, se suelen usar comederos automáticos metálicos, de un tamaño mayor, aunque se pueden comprar en varios tamaños en cualquier tienda de piensos para animales.

Son más caros que los anteriores, pero mucho más resistentes. Además, si eres manitas te lo puedes hacer tú mismo, pues sólo se trata de doblar unas chapas que no se oxiden, soldarlas, limar los cantos y darle un tratamiento para el exterior.

Comedero automático para perro  programable vertical

Este tipo de comedero es una evolución del anterior, de comedero de tolva de toda la vida. Se suele usar en interiores y la apariencia es casi idéntica a los comederos automáticos para perros que hemos visto en el anterior apartado.

Como en el caso anterior, se trata de un comedero con una tolva transparente en muchos casos, que permite ver el pienso que queda, pero que suele tener una pantalla en uno de los laterales.

La pantalla sirve para programar el comedero de una manera sencilla, pues el caso de estos comederos automáticos, la comida no cae por su propio peso, sino que sólo cae cuando nosotros queremos.

Hay decenas de modelos, con un abanico de precios muy grande y con tamaños distintos, de forma que podemos encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades, aunque las tolvas no suelen ser muy grandes.

Suelen tener espacio para dos o tres kilos de pienso, de manera que si tienes un perro grande lo tendrás que rellenar cada dos o tres días, mientras que si tienes un perro de pequeño tamaño, la tolva tendrá pienso para varias semanas.

Dependiendo del modelo, se puede programar más o menos veces al día. En concreto, para escribir este artículo me he fijado en uno que permite hasta tres programaciones diarias, lo que quiere decir que se le puede dar de comer al perro tres veces todos los días.

También hay que tener en cuenta que estos comederos tienen un límite de pienso que pueden servir en cada toma. En el caso del comedero que he visto, en cada toma puede servir alrededor de 400 gramos de pienso, por lo que multiplicado por las tres tomas, puede dar a nuestro perro hasta 1,2 kilos de pienso al día, cantidad más que suficiente incluso para alimentar a un mastín de 70 kilos.

En cuanto al funcionamiento, suelen hacerlo con pilas. También los hay eléctricos, pero tratándose de perros, que suelen morderlo todo, creo que es mejor que busques comederos automáticos para perros que vayan a pilas, pues el riesgo es menor.

Sobre las pilas, no debes temer que se agoten de repente y dejen a tu perro sin comer, ya que las pantallas tienen indicador de batería baja, para que cambies las pilas y tu perro no se quede sin comer.

También los hay con baterías recargables, lo que también evita el tema de los cables, pero podemos olvidar cargar la batería, por lo que habría que esperar un tiempo para que el comedero estuviese operativo, y ya sabemos que estas baterías tienen una vida útil bastante limitada.

Comederos automáticos para perros horizontales

Otro tipo de comedero automático es el horizontal, que se usa sobre todo para perros más pequeños  y también es muy utilizado en gatos.

Este comedero tiene la ventaja de ocupar mucho menos que el comedero automático vertical, lo que vendrá muy bien a aquellos dueños de mascotas que vivan en casas o pisos pequeños, pues se puede poner en cualquier parte sin que moleste.

En el caso de estos comederos automáticos para perros horizontales, el funcionamiento es distinto al de los verticales. En esta ocasión lo que tenemos es un comedero redondo con varios compartimentos, que pueden ser de cuatro a seis dependiendo de los modelos, que rellenamos con pienso.

Después ponemos una tapa en la cual hay una pantalla para que programemos las tomas. En muchos casos esta pantalla tiene una tapa para evitar que el perro toque los botones de forma accidental y altere las tomas.

Una vez programado, cuando llega la hora la tapa gira y abre uno de los compartimentos, que es el que tendrá disponible el perro para comer. Si lo hemos programado para varias comidas, cuando llegue la siguiente hora la tapa vuelve a girar y se abre otro de los compartimentos para dejar comer al perro.

Los compartimentos no son grandes, aunque se puede dar a los perros una cantidad de pienso diario que está alrededor de los 600 gramos, aunque eso depende de cada modelo de comedero.

Como en otros comederos automáticos para perros, los horizontales también suelen funcionar con pilas. Cuando se terminan la pantalla da un aviso para que las cambiemos antes de que se agoten del todo, de manera que nuestro perro siempre tiene comida.

Para finalizar, a este tipo de comederos automáticos le veo una desventaja, que es que si el perro no se come su ración, cuando pasa a la siguiente ese pienso se queda retenido ahí, ya que el perro sólo tiene acceso a la nueva ración, algo que no pasa con los comederos automáticos  de tolva, en los que el perro tiene acceso siempre a todo el pienso que le corresponde.

Lo más leído por nuestros lectores…