Saltar al contenido

¿Cómo influyen mis emociones en mi mascota?

curso bioanimal

Todos los que amamos a nuestra mascota y convivimos, ya sea con un gato, perro o cualquier otro animal de compañía, podemos reconocer cuando está triste, enfadado, alegre, hambriento, cansado o asustado. A la inversa también, es decir, ellos detectan enseguida nuestras emociones, saben leer nuestras expresiones faciales, descifrar por nuestro tono de voz nuestro estado de ánimo, el cual tiene un reflejo directo sobre sus comportamientos.

Está demostrado que los animales pueden percibir todo a su alrededor, extraer y distinguir información sensorial emocional y diferenciar entre estados positivos o negativos, tanto de las personas como de otros animales. Son sensibles a las emociones, a través de su olfato son capaces de detectar la ansiedad, alegría, enojo, preocupación, etc., aunque al hacerlo también esto influye sobre su propio comportamiento. Por lo tanto, así como se transmite la alegría y el buen humor también es contagioso el estrés, la ansiedad y la irritabilidad.

En muchos casos ni siquiera nos damos cuenta de lo que estamos generando en nuestra mascota, lo notamos un poco “raro” y no sabemos por qué.  Pues la verdad que no viene nada mal hacer un curso de comunicación bioanimal para comprender e interpretar los mensajes que nuestra mascota nos está queriendo dar y aprender a usarlos para que la relación mutua sea mucho mejor para ambos.  Hay cursos online, cómodos de hacer desde casa, que no requieren mucho tiempo, pero sí son muchos los beneficios que se obtienen, puesto que la comprensión de las emociones animales es la clave para el bienestar y la buena convivencia.

Según los expertos, si por ejemplo un perro sufre un alto nivel de estrés, se sentirá más inseguro ante su entorno, volviéndose reactivo y viviendo en un constante estado de alerta para defenderse de lo que él cree que son peligros externos. Este tipo de conductas, poco equilibradas, tienen solución si su dueño logra superar sus propios problemas emocionales y situaciones que le generen ansiedad. Esa es la base fundamental para ayudar al animal a superar sus problemas de conducta. Si tomamos conciencia de nuestras propias emociones y aprendemos a controlarlas y gestionarlas de forma sana y adecuada, estaremos también protegiendo a nuestra mascota de una sobrecarga de energía negativa, proyectada hacia ella, que desencadene en conductas inadecuadas.

Debemos pensar en el efecto que causamos en nuestro perro, gato, o en cualquier otro animalito de compañía que tengamos, sentir la fuerza de su mirada y devolverles todo el cariño desinteresado que nos brindan. Aunque a veces no lo parezcan, son mucho más fuertes, luchadores y valientes de lo que creemos, por eso hay que cuidarles y quererlos desde la admiración, el amor y el respeto, porque es lo que realmente se merecen y para ello lo traemos a casa a vivir con nosotros ¿no?

Curso Básico de Adiestramiento del...
PSICOLOGÍA DEL APRENDIZAJE Y...
Ciencia y técnica del adiestramiento...
Curso Básico de Adiestramiento del...
PSICOLOGÍA DEL APRENDIZAJE Y...
Ciencia y técnica del adiestramiento...
24,25 EUR
28,50 EUR
18,71 EUR
Curso Básico de Adiestramiento del...
Curso Básico de Adiestramiento del...
24,25 EUR
PSICOLOGÍA DEL APRENDIZAJE Y...
PSICOLOGÍA DEL APRENDIZAJE Y...
28,50 EUR
Ciencia y técnica del adiestramiento...
Ciencia y técnica del adiestramiento...
18,71 EUR

Y si nos hace falta hacer un curso para entenderlos y poder comunicarnos mejor con ellos, comprender sus emociones y no educarlos desde el castigo y los gritos, pues es algo que debemos hacer, ya que sólo seremos capaces de interpretar su conducta si dedicamos un mínimo de esfuerzo en estudiar, captar y manejar la carga emocional de cada una de sus expresiones. Así, además, reduciremos su estrés y lo criaremos en un ambiente sano y estable, en una armonía emocional y comprendiendo sus necesidades.

Cualquier persona puede aprender a abrir el canal de comunicación interno con nuestros peludos amigos, simplemente tenemos nos tienen que enseñar a hacerlo con las técnicas y herramientas adecuadas. Conectar de verdad con nuestra mascota, a un nivel emocional profundo es algo que marcará la diferencia entre una vida en armonía o un sinfín de conflictos que nos agotarán emocionalmente, y si realmente los queremos, vale la pena esforzarse por adentrarse en su mundo y descubrir cómo funcionan sus emociones para poder gestionarlas correctamente.

Comida Deshidratada