Saltar al contenido

¿Cómo puedo adiestrar a mi perro?

adiestrar a un perro

Muchos de los que traemos un perro a casa, lo hacemos por diversos motivos, porque nos encantan los animales, porque disfrutamos mucho de su compañía, porque queremos un compañero de aventuras… Pero la verdad es que no pensábamos que algunas cosas nos iban a resultar tan difíciles al principio ¿no? Educar a un perro no es tarea fácil ni mucho menos, hay que empezar desde el mismo día de su llegada a la casa, desde que comienzas a llamarlo por su nombre y lo repites cada vez que te diriges a él.

Aprender habilidades caninas cuanto antes es mejor para ambos, ya que te servirán para vuestra vida juntos y que la convivencia sea un placer y no un mar de problemas.  Una buena conexión con él es fundamental y cuántas más herramientas tengas para lograrlo mejor. Aquí te damos unos pequeños tips que te ayudarán a educar a tu perro y que tu vida no se ponga patas para arriba.

  • Acostumbrarlo a usar collar y correa. Puede llegar a ser un poco difícil al principio, aunque terminará por acostumbrarse, la paciencia y perseverancia son claves para lograr este objetivo. La correa no debe estar muy tirante y nuestra mascota debe adaptarse a nuestro ritmo, velocidad y dirección y no al revés.
  • Socializar con otros cachorros. Al igual que cuando traemos un niño a este mundo, una mascota también debe socializar con sus pares, jugar con ellos, divertirse, hacer amigos, aprender formas de comunicación y comportamientos, etc. Para ello es importante sacarlo a pasear a parques donde pueda tener contacto con otras mascotas.
  • Establecer normas y límites. Enseñarle y mostrarle claramente qué comportamientos no toleraremos y cuáles están bien, mantenernos firmes con ellos y ser consecuentes. Deben tener claro que tú eres la autoridad, con voz tranquila pero clara y firme, para que aprendan a respetar tus órdenes y decisiones. Tu postura y lenguaje corporal te ayudarán a lograrlo. Utilizar palabras cortas (como sit o plas), con gestos que acompañen y mantener siempre las mismas para conseguir el mismo propósito.
  • Premiarlo con halagos y golosinas. El refuerzo positivo siempre es muy importante para conseguir que repitan las conductas que han hecho bien. La recompensa (gestos cariñosos, algún chuche, palabras de afecto o un juguete) debe producirse inmediatamente después del buen comportamiento para que lo interiorice y lo relacione con algo positivo, lo que se espera de él.
  • Acostumbrarlo a rutinas básicas. Comportamientos como hacer sus necesidades, dónde si y dónde no, marcar los límites en cuanto a los ladridos, mordiscos y arañazos, enseñarle a acudir a la llamada y a esperar, son otras de las conductas que debe aprender tu perro y que requieren mucha paciencia ya que no es algo no suceda de un día para otro.

Y si te encanta estar con tu perro pero todo esto de adiestrarlo te supera, no sabes cómo hacerlo o temes cometer errores, siempre puedes recurrir también a algún curso de habilidades caninas, en el que te diviertas junto a él pero a la vez lo eduques y entrenes. Este tipo de clases, dictadas por un adiestrador profesional, te ayudarán en tu camino para lograr que la convivencia con tu amigo peludo sea agradable y divertida. Debes buscar un centro donde las clases sean personalizadas, individuales o en grupos muy reducidos, amistosas, organizadas, divertidas y basadas en la recompensa. Es fundamental que los perros mantengan el interés y no se aburran, recuerda que tanto tú como él se merecen compartir momentos únicos, superando día a día nuevos retos y que vuestra vida juntos les resulte cada vez más fácil y entrañable.

Comida Deshidratada