Saltar al contenido

Las razas de gatos más peculiares, parte 1

gato Snowshoe, balinés, manx y Selkrik Rex

Seguramente conocerás a alguien que tiene como mascota un gatito en casa, que lo adora incondicionalmente y habla maravillas de él. Y posiblemente lo haya adoptado por lo bonito que se pareció apenas lo vio. Pero ¿sabes la cantidad de razas de gatos que hay? Muchas, y habrá algunas que ni conoces. Aquí te mostramos algunas de las más peculiares…

Snowshoe:

Es muy similar al gato siamés pero con la particularidad de que tiene las patas blancas. Sin duda elegante como pocos, con un pelaje liso y aterciopelado, muy ágil, buen saltador y trepador, delgado y de tamaño mediano, con sus partes del cuerpo armónicamente proporcionadas. Con respecto al color, cuando nacen son prácticamente blancos y a medida que van creciendo van definiendo su tono al denominado “punteado”, sobre todo en la cara.

Es un gato tranquilo, inteligente, sociable, cariñoso, expresivo, le gusta estar acompañado y jugar con pelotas y otros juguetes. Aunque parezca raro en un gato, a esta raza le gusta el agua, incluso a veces se moja solo. A pesar de que le gusta la compañía, también se entretiene mucho solo, jugando con lo que encuentre a su paso. Debido a que desciende del gato siamés, a veces puede ser un poquito vizco, aunque sólo en raras ocasiones. Por lo general, gozan de buena salud, son vitales, el único pequeño defecto que presentan en alguna ocasión es una leve curvatura de su cola, pero nada que empañe lo “mono” que son.

Balinés:

Esta raza también tiene como antecesor al gato siamés, aunque su pelaje es suave y largo, bastante liso y en gran cantidad, sobre todo en la cola. Puede ser de diversos colores y su rasgo físico principal es que posee un color moteado en las almohadillas de los bigotes. De mediano tamaño y cuerpo ágil, se distingue de otras razas de gatos por su tendencia a dormir menos cantidad de tiempo y su pasión por observar. Le encanta mirar a través de las ventanas, curiosea todo y a todos. Es muy compañero de otras mascotas, incluso de otros gatos, a los cuales llega a tenerles mucho afecto.

A pesar de presentar un aspecto enérgico y hábil, su pelo es su talón de Aquiles. Pues sí, su pelaje es muy bonito, no obstante, lleva especiales cuidados, puesto que, al ser pálido y muy fino, no lo protege demasiado del sol y, si no se presta especial atención, el gato balinés puede llegar a sufrir quemaduras. 

El gran libro de los gatos
Razas de Gatos de la A a la Z:...
Guía visual del gato: como escoger al...
El gran libro de los gatos
Razas de Gatos de la A a la Z:...
Guía visual del gato: como escoger al...
8,96 EUR
81,11 EUR
80,86 EUR
El gran libro de los gatos
El gran libro de los gatos
8,96 EUR
Razas de Gatos de la A a la Z:...
Razas de Gatos de la A a la Z:...
81,11 EUR
Guía visual del gato: como escoger al...
Guía visual del gato: como escoger al...
80,86 EUR

Selkrik Rex:

Su rasgo característico es obviamente su pelo, con inconfundibles rizos en forma de tirabuzones. Otra curiosidad que presenta su aspecto es que tiene anchas mejillas y nariz muy corta, ojos bien redondos y algo más separados de lo normal. En cuanto a su carácter, a pesar de ser famoso por su mirada de enojado, esta belleza de gato de grandes garras, es totalmente sociable, calmo, divertido, y le gusta mucho posar. Se destaca por su cuerpo musculoso, casi rectangular, con cola recta y punta redondeada. Llama la atención lo bien que se lleva con otras mascotas, aunque siempre y cuando no invadan sus sitios preferidos.

No son gatos muy activos por naturaleza, por lo que, para que no estén excedidos en peso, conviene incentivarlos a hacer ejercicio, trepar y jugar. Le gusta recibir mimos por parte de sus dueños y se deja cepillar sin problemas, lo cual es muy recomendable que sea con frecuencia, para evitar las bolas de pelo que suelen desprender. Por lo general son sanos, siempre que se les proporcione una buena alimentación y calidad de vida, aunque es necesario revisar asiduamente sus ojos, ya que éstos tienen tendencia a ponerse lagrimosos.

Manx:

Originarios de la isla de Man, es un tipo de gato muy especial, con la peculiaridad de que parece una extraña mezcla entre gato y conejo, porque sus patas de atrás son muy largas y algunos poseen la cola con forma de “pompón”, muy similar a la de los conejos y además, al tocarla, no se nota ningún cartílago o hueso. Justamente la cola, en todos los gatos, cumple la función de la estabilidad, es decir, les ayuda a mantener el equilibrio y a trepar. Es por eso que los gatos de raza Manx compensan esta característica, con el desarrollo de patas traseras más largas que lo normal. Sus orejas son rectas y orientadas hacia afuera y su cuerpo macizo y fuerte, capaces de realizar grandes saltos. Son muy hogareños y les gusta la compañía. Suelen dormir directamente en el piso, preferentemente cerca de las ventanas.

Si te has quedado con las ganas de saber más sobre las diversas razas de gatos que existen, no te pierdas nuestro post “Las razas de gatos más peculiares, parte 2”, en el que te contamos sobre otros 4 tipos de gatos, muy especiales también, alguno de los cuales conocerás seguro si eres un ferviente amante de los mininos.

Comida Deshidratada