Saltar al contenido

Errores humanos que pueden matar a tu mascota

10 alimentos malos para perro

Paradójicamente cuanto más queremos a nuestra mascota más tendemos a consentirla con ciertas cosas, muchas de las cuales en realidad no le hacen ningún bien y hasta a veces lo hacemos inconscientemente. Una de ellas es darles de probar de nuestra propia comida, un grave error, pero nos cuesta resistirnos a su expresión de “por favor” y su meneo de cola, ¿no es cierto? No todos los alimentos humanos son aptos para los animales, no por nada existe un mercado repleto de piensos elaborados específicamente para ellos, diferenciados según raza, peso, edad, etc.

Uno de los 10 alimentos más peligrosos para tu perro que debes evitar que coma es el chocolate. Por más rico que nos resulte, tanto a nosotros como a ellos, puede llegar a ser fatal ya que contiene teobromina, una sustancia altamente tóxica para los perros y que tarda mucho en metabolizar, especialmente el chocolate negro, amargo y el polvo de cacao, que concentran 10 veces más de esta sustancia que el chocolate con leche o blanco.  Al igual que la cafeína, (otro de los productos a evitar que consuman), el chocolate posee un porcentaje de metilxantina, que estimula el sistema nervioso provocando vómitos, diarrea, exceso de sed, hiperactividad, taquicardia y dolores estomacales, entre otros síntomas, incluso la muerte, dependiendo de la cantidad ingerida.

Cuidados naturales para perros y gatos:...
EL CUIDADO DEL PERRO (GUIAS DEL...
El cuidado de los perros
Cuidados naturales para perros y gatos:...
EL CUIDADO DEL PERRO (GUIAS DEL...
El cuidado de los perros
15,20 EUR
60,32 EUR
7,85 EUR
Cuidados naturales para perros y gatos:...
Cuidados naturales para perros y gatos:...
15,20 EUR
EL CUIDADO DEL PERRO (GUIAS DEL...
EL CUIDADO DEL PERRO (GUIAS DEL...
60,32 EUR
El cuidado de los perros
El cuidado de los perros
7,85 EUR

Pero claro, muchas veces ni siquiera lo hacemos a propósito, simplemente son pequeños descuidos que pueden llegar a convertirse en algo muy grave. Los perros son curiosos por naturaleza y esa inquietud de indagarlo todo puede jugarle una mala pasada si no prestamos atención a ciertos despistes. Puertas abiertas, recipientes sin cerrar del todo bien y productos de limpieza sin guardar en su sitio, son los olvidos más frecuentes que nos suelen suceder.

Evidentemente no le daríamos jamás a probar artículos como la lejía, detergentes, suavizantes, naftalina, insecticidas… ¿no?, porque tampoco se nos ocurriría ingerirlos nosotros mismos. Sin embargo, los accidentes ocurren y los animales utilizan su boca para investigarlo todo. Estos productos son extremadamente venenosos y con consecuencias nefastas en caso de consumirlos por error. Los primeros síntomas son el babeo repentino, pérdida de apetito, irritaciones en la mucosa bucal, problemas estomacales, etc., por lo que, hay que acudir inmediatamente al veterinario en caso de que notemos alguno de estos malestares en nuestra mascota y sospechemos que haya estado en contacto con alguno de ellos.

Así como cuando tenemos hijos en casa y solemos tener mucho cuidado con los juguetes que elegimos para comprarles, sobre todo con los niños más pequeños, lo mismo sucede con una mascota. No todos los juguetes que venden en el mercado son adecuados para todo tipo de animales, en especial cuando son cachorros, debemos elegirlos conscientemente, puesto que pueden tener componentes demasiado pequeños o que se desprenda alguna pequeña pieza o se rompan con facilidad y terminen provocando un atragantamiento. Es muy importante además fijarse en el material con el que están elaborados, para asegurarse de que no llevan componentes tóxicos o perjudiciales para su salud.

Algo también muy común en casi todos los hogares y que pocas veces lo tenemos en cuenta en cuanto a la seguridad de nuestra mascota son las plantas y flores. Son parte de la decoración, las regamos y las cuidamos pero rara vez nos ponemos a pensar en qué sucedería si por ejemplo nuestro perro o gato las mordisquea y se traga una buena parte de ellas. Algunas contienen sustancias tóxicas para los animales, por eso es necesario informarse antes de comprar una (o de llevar una mascota a casa), sobre los posibles efectos en caso de ingerir una parte de ellas para no llevarnos ninguna sorpresa desagradable.

En definitiva, un perro o un gato es como un hijo más, requiere cuidados, cariño y que lo eduquemos y alimentemos de manera responsable para que crezca sano, y nos convirtamos para ellos en todo lo que es para nosotros, un compañero de vida genial, que disfruta de nuestra compañía, tanto como nosotros de la suya, brindándonos su amor incondicional.