Saltar al contenido

Mi gato no come ¿qué tengo que hacer?

Nuestros gatitos, al igual que nosotros, tienen sus rutinas de comidas, sus horarios, unas cantidades específicas y tipos diferentes de comida según su edad. Y, también, pasa por distintos períodos de estrés, situaciones de cambios o simplemente algún malestar, en el cual puede ser que no coman todo lo que acostumbran o directamente no quieren comer. Es necesario estar alerta a este tipo de señales porque seguramente algo les está sucediendo. Pero cuidado, estar alertas ¡no significa estresarse! Tómatelo con calma que manteniendo la tranquilidad ayudarán más y mejor a tu mascota.

Aquí te damos algunas de las razones por las que tu gato puede ser que no esté comiendo:

  • Una de las causas más comunes son los problemas al comer, como los vómitos (por tragar sin masticar la comida) o los dolores (cuando tienen piezas dentales flojas o gingivitis).
  • Es estado de celo de una gata, ya que hay cambios en su comportamiento y a veces pierde el apetito.
  • Algún tipo de enfermedad, tal como la leucemia felina, peritonitis o diabetes provocan alteraciones en sus niveles de alimentación. Otro síntoma de esta última es que beben demasiada agua y orinan en exceso.
  • Su edad avanzada. Algo contra lo que no podemos combatir, el paso del tiempo. Es normal que los gatos adultos disminuyan su sentido del olfato, y con ello, de oler la comida, por eso los alimentos resultan menos tentadores y tienen menos predisposición para comerlos.
  • Algún tipo de intoxicación, generalmente provocada por ingerir accidentalmente alguna clase de productos tóxicos o peligrosos para su salud, tales como determinados medicamentos, productos de limpieza, plantas, etc. Si es este el caso, la visita al veterinario es bastante urgente, puesto que dependiendo de lo que haya ingerido nos dará el tratamiento adecuado para su malestar.
  • Cambios en el hogar. Los gatos son muy susceptibles a los cambios en nuestra casa, como reformas, renovación de muebles o estadías largas de visitantes, debido a que son muy territoriales y cualquier alteración lo viven como una amenaza, hasta que se acostumbran a la nueva situación.
  • Ese carácter territorial y fuerte de los gatos además los perjudica con la llegada de un nuevo gato o perro en casa, motivo por el cual, también pueden llegar a disminuir su apetito. Les genera un estado de estrés que debemos ayudarles a superar.
  • Cambios en la alimentación. Como hemos dicho anteriormente, los gatos no llevan bien los cambios y su dieta no es la excepción. Por eso es importante ir introduciendo sus nuevos alimentos paulatinamente para que los vaya asimilando poco a poco, y siempre con el consejo y control de su veterinario.
IAMS for Vitality Alimento bajo en grasa...
Royal Canin C-58467 Sterilised - 4 Kg
True Instinct Original Pienso para Gato...
IAMS for Vitality Alimento bajo en grasa...
Royal Canin C-58467 Sterilised - 4 Kg
True Instinct Original Pienso para Gato...
31,99 EUR
desde 3,32 EUR
30,64 EUR
IAMS for Vitality Alimento bajo en grasa...
IAMS for Vitality Alimento bajo en grasa...
31,99 EUR
Royal Canin C-58467 Sterilised - 4 Kg
Royal Canin C-58467 Sterilised - 4 Kg
desde 3,32 EUR
True Instinct Original Pienso para Gato...
True Instinct Original Pienso para Gato...
30,64 EUR

Una vez identificada la causa que provoca que nuestro querido amiguito no esté comiendo, el paso siguiente por supuesto será solucionarlo. Esto es fundamental hacerlo cuanto antes, puesto que, si tu gato no obtiene la cantidad suficiente de nutrientes, su organismo, para poder ponerse en marcha, va consumiendo las reservas de grasa. El hígado es el encargado de ayudar a procesarlas, con lo cual, si éste no proporciona la suficiente cantidad de proteínas, se puede producir una insuficiencia hepática, empeorando con el correr de los días. Así que, procura que recupere poco a poco sus ganas de comer lo antes posible, sigue colocando su comida en su zona de confort, es decir, en la parte de la casa donde se sienten más seguros y lo hacen habitualmente y observa cada detalle detenidamente para comentárselo luego a su veterinario y que te ayude a resolver cuanto antes su falta de apetito.  Pero sin agobiarte, recuerda que, en estos momentos, tu minino necesita mucho de ti y de tus cuidados para poder superar aquello que le esté pasando…

 

Comida Deshidratada