Saltar al contenido

¿Puedo traer un periquito a casa si ya tengo un gato?

gato con periquito

¿Quién no conoce la historia de la eterna pelea entre gatos y pájaros de los dibujos animados? Son incontables las veces que hemos visto por la tele las graciosas persecuciones entre gatos y aves famosas, llenas de aventuras, sobresaltos y risas ¿no? Pero en la vida real, ¿la convivencia entre estos dos preciosos animales de compañía es realmente así? Hay quienes afirman rotundamente que gatos y aves, como por ejemplo los periquitos no pueden vivir juntos y aquellos que, por el contrario, aseguran que no sólo se llevan bien, sino que además el minino se acerca a la jaula del periquito para mirarlo y hasta parece que estuviera saludándolo.

En realidad, todo depende de muchos factores, como la personalidad de cada uno de ellos, su antigüedad en el hogar, cómo se hayan conocido y cómo puedas mediar tú en la relación entre ellos. Una de las cuestiones principales para garantizar la seguridad de ambos animales es el tipo de jaula que eliges para tu pájaro. Hay gran cantidad de jaulas para periquitos, de diferentes formas, materiales y calidades, pero algunas de las características que deben tener es que sean:

  • Resistentes y robustas, para que el gato no sea capaz tirarla o romperla, evitando que el periquito se golpee con los barrotes.
  • Sin puertas correderas, para que no la abra con el hocico o sus patas.
  • Con buen soporte y no mucho espacio entre los barrotes.
  • Espaciosas, para que vuelen y jueguen cómodamente.
  • Rectangulares, con techos y barrotes horizontales, así pueden hacer ejercicios como trepar y colgarse de ellos.
  • Con accesorios, tales como recipientes para la comida, que les permita colgarse, perchas, huesos para pájaros, que aporten nutrientes y juguetes.

El mejor sitio para colocar las jaulas para periquitos es lo más cerca posible de la pared y a bastante altura. Así, se reducen las posibilidades de que recibir golpes, puesto que el gato tiene menos acceso a ellas y, por lo tanto, el pájaro se sentirá más seguro. Evidentemente no hay que colocar la jaula en sitios como la cocina, deben estar alejadas de zonas de cables, de grandes corrientes de aire o del sol directo.

Si bien es cierto que no son pocas las personas que conviven con gatos y aves al mismo tiempo, y muchos aseguran que estos animales pueden llevarse bien entre sí, no hay que olvidar que los felinos son cazadores por naturaleza, de uñas afiladas y comportamiento a veces impredecible y los pájaros, sus presas naturales. Por eso, no hay que dejar nada librado al azar ni descuidarse ni un momento. Es aconsejable que no queden en la misma habitación cuando no estamos en casa, a pesar de haber logrado que no se vean como enemigos y la presentación entre ellos haya sido todo un éxito.

Nuestra paciencia y enseñanza es fundamental, es preciso entender que los gatos son animales territoriales, por lo que debemos siempre dedicarle tiempo de juego, mimos y caricias, sin reñirlo si en alguna ocasión demuestra cierta hostilidad hacia el periquito, que lo mirará seguramente con curiosidad y no parará de moverse y hacer diversos ruidos. Incluso puede ser un peligro para el ave sin proponérselo, ya que los gatos tienen en su saliva una bacteria conocida como Pasteurella, que es totalmente inofensiva para sí mismo, pero no para las aves en general. Es otra de las razones por las cuales las jaulas para periquitos deben estar fuera del alcance de estos mamíferos, puesto que su saliva puede causar en los pájaros determinadas enfermedades infecciosas o respiratorias, que si no llegan a tratarse rápido son mortales para los pobres animalitos.

Inclusive un simple e imperceptible rasguño sin mala intención, es capaz de provocarle una infección letal si no lo llevas con urgencia al veterinario. Después de todo esto, si te habías planteado traer un periquito a casa y que conviva con tu gato, tal vez te estés echando para atrás. No te preocupes que es posible tener a ambos en casa, siempre y cuando sigas toda esta serie de precauciones que te acabamos de mencionar.

Recuerda que debes tratarlos como lo que son, parte importante de tu familia y no tienes por qué elegir entre uno u otro si quieres a ambos como mascota para disfrutar de su compañía cada día. No es tarea fácil pero no imposible, y, seguramente podrás conseguir que tanto pájaro como gato estén a gusto y convivan felizmente bajo un mismo techo.

Comida Deshidratada